jueves, 14 de agosto de 2008

Las habilidades sociales

Foto editada por ms4jah

"Toda habilidad social es un comportamiento o tipo de pensamiento que lleva a resolver una situación social de manera efectiva, es decir, aceptable para el propio sujeto y para el contexto social en que está. Así, las habilidades sociales han sido vistas como comportamientos o pensamientos que son instrumentales para resolver conflictos, situaciones o tareas sociales.

Las diversas definiciones de habilidades sociales han puesto de relieve que estos comportamientos, que son valorados y reforzados socialmente, influyen además beneficiosamente en el desarrollo social a largo plazo. Además proporcionan aceptación y estima por parte de los agentes sociales. Son los agentes sociales los que juzgan si la conducta es o no competente. Esta valoración externa es una garantía de adaptación social y desarrollo de habilidades más potentes. Además proporciona sentimientos de valía y competencia personal, lo cual es también condición saludable para el bienestar y felicidad.

A lo largo de los años cincuenta y sesenta las habilidades sociales se definían como comportamientos observables y concretos; por ejemplo, saber sonreír y mirar a los ojos cuando alguien te habla. Estas habilidades concretas son fácilmente evaluables por un observador, pero resulta claro que sólo son componentes puntuales de otros procesos más complejos que integran la competencia social, y parecen más directamente relacionadas con beneficios inmediatos (por ejemplo que alguien te devuelva la sonrisa) que con efectos a largo plazo en la vida del niño.

Posteriormente, estas habilidades se concibieron como comportamientos más globales, pero también observables y evaluables externamente por sociométricos o cuestionarios; por ejemplo, saber corresponder a un favor recibido, tener muchos amigos, etc., vinculándolas así a la aceptación o popularidad entre iguales, resultado éste sumamente relevante para el desarrollo del niño a largo plazo.

También existen habilidades internas, como pensamientos o sentimientos; por ejemplo, la toma de perspectiva (ponerse en el punto de vista de otro) o la empatía (sentir las emociones que otro siente), que son sólo asequibles a través de la introspección del individuo, por autoinforme.

Hoy la teoría sobre habilidades sociales integra estos diferentes elementos considerando que suponen diversos aspectos situados a distinto nivel (conductual, cognitivo y emocional) de la conducta. En la tabla siguiente podemos ver algunos ejemplos de estas diferencias.

TABLA 1.1
Ejemplos de distintos tipos de habilidades sociales en niños pequeños

HABILIDADES SOCIALES QUE SE MANIFIESTAN EN LA CONDUCTA OBSERVABLE:
  • Mirar a los ojos de quien te habla.
  • Sonreír a quien te mira amistosamente.
  • Saber expresar las emociones.
  • Saludar y devolver un saludo.
  • Comportamientos educados en la mesa.
  • Saber repartir caramelos si tienes muchos.
HABILIDADES SOCIALES CENTRADAS EN LA ACEPTACIÓN DE IGUALES:
  • Saber hacer y mantener amigos.
  • Saber ceder en un conflicto.
  • Dejar que otros niños entren en el juego.
  • Defender a un amigo si le atacan.
HABILIDADES SOCIALES INTERNAS:
  • Saber aplazar un deseo.
  • Ponerse en el punto de vista de otro.
  • Controlar un enfado.
  • Fijarse un objetivo que se desea conseguir.
  • Conocer formas de resolver conflictos sociales.

La lista de habilidades sociales es larga. Todas ellas son relevantes para enseñar o alimentar la competencia social en niños o adolescentes. Sin embargo, existen algunas habilidades que se consideran muy relevantes, centrales en el corazón de la construcción de competencia social. A continuación vamos a hablar de tres habilidades sociales que podrían ser introducidas en el currículo educativo para la infancia y adolescencia: la negociación, la asertividad y el comportamiento prosocial, las cuales se pueden enseñar incluso en la escuela infantil."

TRIANES TORRES, MARIA VICTORIA; MUÑOZ SÁNCHEZ, ÁNGELA MARÍA y JIMÉNEZ HERNÁNDEZ, MANUEL (2007) "LAS RELACIONES SOCIALES EN LA INFANCIA Y EN LA ADOLESCENCIA Y SUS PROBLEMAS." Madrid: Editorial Pirámide. (Págs. 19 a 22)