lunes, 10 de marzo de 2008

Intervención psicológica para desarrollar la personalidad infantil

Editada por ajgelado

"La serie "Intervención psicológica para desarrollar la personalidad infantil" contiene un conjunto de programas de juego cooperativo y creativo para ser administrados a grupos de 4 a 12 años, en contextos educativos y terapéuticos. Los cuatro programas que configuran esta propuesta de intervención tienen por finalidad fomentar el desarrollo social, emocional, y la creatividad infantil. La propuesta, que integra los conceptos "ética y estética", representa el trabajo de un grupo de profesionales de la psicología y la educación que desde la década de los ochenta hemos estado diseñando, aplicando y evaluando experimental y observacionalmente los efectos del juego cooperativo y creativo en el desarrollo infantil. De los cinco volúmenes que configuran la serie, el primero es el manual teórico de los programas de juego, imprescindible para realizar estas propuestas en cualquier nivel de edad. El segundo volumen presenta el programa dirigido a grupos de 6b a 8 años, el tercero describe el programa para grupos de 8 a 10 años, el cuarto volumen propone el programa para el nivel de 10 a 2 años y el quinto expone las actividades para realizar esta experiencia de juego con grupos de 4 a 6 años de edad. El primer volumen de la serie (Garaigordobil, 2003a) presenta la fundamentación teórica necesaria para administrar los programas que se proponen para cada grupo de edad. Esta intervención psicológica, basada en el juego cooperativo y creativo, se fundamenta teóricamente sobre tres grandes líneas de investigación.
  • La primera está relacionada con los estudios que se han realizado sobre el juego infantil, y desde los que se ha confirmado que el juego, esa actividad por excelencia de la infancia, es una actividad vital e indispensable para el desarrollo humano, ya que contribuye de forma relevante al desarrollo psicomotriz, intelectual, social y afectivo-emocional del niño.
  • La segunda línea de investigación que subyace a estos programas de juego está relacionada con la conducta prosocial o conducta social positiva. La investigación de la conducta prosocial también ha constatado los importantes beneficios de las experiencias cooperativas, lúdicas o de aprendizaje para diversos factores del desarrollo personal y social tales como: comunicación, resolución de conflictos, relaciones interpersonales, satisfacción de necesidades afectivas, rendimiento académico...
  • La última línea de investigación que fundamenta estos programas se refiere a los estudios realizados sobre la creatividad, desde los que se ratifica la eficacia del entrenamiento en esta importante dimensión del desarrollo humano. La comprensión de los tres ejes teóricos de este modelo de intervención por parte de los adultos que dirigen los programas de juego se ha demostrado como un factor relevante en los efectos que los programas tienen en los grupos que realizan esta experiencia. El manual de fundamentación teórica de los programas de juego se ha publicado en la colección "Psicología" de Ediciones Pirámide.
El resto de los volúmenes presentan las propuestas de juego concretas para los diferentes niveles de edad, es decir, 4-6, 6-8, 8-10 y 10-12 años. Los cuatro volúmenes que describen los programas de juego se estructuran siguiendo el mismo esquema.
1º Capítulo se plantea el programa de intervención para ese grupo de edad, es decir, sus objetivos generales y concretos, las características estructurales de los juegos cooperativos y creativos que contiene, la configuración del programa en subtipos de juegos, el procedimiento metodológico a seguir para desarrollarlo con un grupo y las fichas técnicas de los juegos en las que se describen y analizan las actividades incluidas en el programa de intervención.
2º Capítulo expone la metodología y los instrumentos para evaluar los efectos del programa en diversos factores del desarrollo infantil, describiéndose tanto las pruebas psicológicas que se administran antes y después del programa de juego como la metodología de evaluación continua y cualitativa que este modelo de intervención propone. Al final de cada volumen se incluyen algunas referencias de libros prácticos de juego y las referencias bibliográficas donde se han publicado los resultados de los estudios realizados con los programas de juego cooperativo y creativo que configuran esta serie. Las cuatro obras en las que se describen los programas de juego se publican en la colección "Ojos Solares", serie "Programas", de Ediciones Pirámide.

Todos los programas de juego que se proponen han sido evaluados experimentalmente y los resultados obtenidos han confirmado sus efectos positivos en diversos factores sociales, cognitivos y emocionales del desarrollo infantil. Con la finalidad de medir el impacto de cada programa en el desarrollo, se han planteado sucesivas investigaciones utilizando diseños de medidas repetidas pretest-postest con grupos de control. Empleando en cada caso muestras de investigación amplias, se ha administrado un conjunto de instrumentos de evaluación antes y después de aplicar el programa. Los análisis estadísticos realizados con los datos obtenidos (análisis descriptivos, de varianza, covarianza, t-test...) han permitido validar estas experiencias, ya que la evaluación de los programas para los cuatro niveles de edad ha ratificado efectos positivos, al comparar el cambio en diversos factores del desarrollo en los niños que han realizado estas experiencias de juego cooperativo-creativo durante un curso escolar, frente a niños que no han tenido esa oportunidad de juego. Para los lectores interesados en el procedimiento y los resultados de estos estudios en cada volumen se aportan las referencias bibliográficas donde se presentan estos datos.

¿Qué razones subyacen al desarrollo de este trabajo? ¿Por qué diseñar, aplicar y evaluar programas de juego cooperativo y creativo? Aunque pueden darse múltiples respuestas a este interrogante, al menos podrían resaltarse dos razones pos las que considero importante la implementación de programas para estimular el desarrollo socioemocional y la creatividad infantil. La primera razón se sustenta sobre la idea de que el hombre es fundamentalmente un ser social, un ser que "se construye" en lo social, y sin embargo, la práctica educativa-docente con excesiva frecuencia tiende a centrarse en la adquisición de conocimientos para el desarrollo cognitivo. En las últimas décadas diversos investigadores han enfatizado las relevatnes implicaciones de lo social en el desarrollo humano, lo que ha promovido que en la actualidad las nuevas directrices de la reforma educativa subrayen la importancia de incluir en el contexto escolar programas que estimulen la socialización infantil, programas para desarrollar habilidades sociales, para promover la conducta solidaria y altruista, para potenciar una disminución de las conductas agresivas, discriminatorias, xenófobas...Sin embargo, y pese a la existencia de acuerdo a este respecto entre los profesionales de la psicología y la educación, en la actualidad son escasos los programas de intervención sistematizados y validados que permiten a profesores, psicólogos y pedagogos llevar a cabo este tipo de experiencias preventivas, de desarrollo y también terapéuticas.

La segunda razón por la que se ha desarrollado este modelo de intervención está relacionada con al importancia de la creatividad para el desarrollo del ser humano. Pese a la dificultad que entraña difinir la creatividad, y pese a que existe un gran cúmulo de teorías explicativas que enfatizan distintos factores determinantes de la misma, lo que parece claro es que vivimos en un mundo en el que los cambios se producen de forma vertiginosa y en el que los individuos se ven obligados a adaptarse continuamente a ellos. Por ello, y porque uno de los objetivos de la educación debe ser, entre otros, facilitar el crecimiento del individuo, se puede considerar que la estimulación de la creatividad debe ocupar un lugar importante en la escuela. Se trata de estimular la creatividad ante situaciones de la vida cotidiana, esa creatividad que promueve en el sujeto procesos que le facilitan sortear los obstáculos de la vida y resolver con flexibilidad los problemas que le vayan surgiendo en su ciclo vital.

Por consiguiente, el objetivo primario del modelo de intervención psicológica que se propone con estos programas consiste en estimular el desarrollo de la personalidad infantil, potenciando la creatividad en el contexto de interacciones lúdico-cooperativas. Este énfasis en la estimulación de la creatividad dentro del contexto de un grupo que coopera para resolver problemas (juegos) que se le presentan cobra pleno sentido si tenemos en cuenta que el ámbito del individuo es el ámbito social, que lo intrapsíquico depende en gran medida de lo socioambiental o que la resolución de muchos de los problemas con los que se enfrentan los seres humanos requiere la coordinación del trabajo de varios individuos al servicio de objetivos comunes.

Como comentaba previamente, los cuatro programas que configuran esta serie tienen la particularidad de haber sido evaluados experimentalmente evidenciando sus efectos positivos en diversos factores del desarrollo infantil. Los resultados obtenidos en estos estudios han confirmado la validez de esta línea de intervención psicológica, basada en el juego cooperativo y creativo, para el desarrollo de la personalidad infantil desde los 4 hasta los 12 años. Aunque estos programas de intervención han sido validados después de aplicarse a grupos escolares de estos niveles de edad, también pueden plantearse en otros contextos. En el transcurso de estos años me consta que los juegos que contienen estos programas han sido realizados en grupos psicoterapéuticos y en grupos de intervención social (grupos de tiempo libre, ludotecas...), confirmándose también observacionalmente los efectos beneficiosos de este tipo de experiencias en estos ámbitos. Así, los programas que configuran este trabajo se proponen para ser implementados con grupos de estos niveles de edad tanto en contextos educativos como terapéuticos.

El trabajo que ha permitido concretar esta colección de programas de juego para fomentar el desarrollo de la personalidad infantil representa el esfuerzo de un amplio grupo de profesionales de la psicología y la educación que, desde la década de los ochenta, han formado parte de los sucesivos equipos de investigación que han administrado y evaluado estos programas, a los cuales quiero agradecer sinceramente su cooperación, sin la cual nunca habría sido posible llevar a cabo este proyecto. Además, deseo especialmente agradecer a José Mari Fagoaga su apoyo continuado a lo largo de estos años, ya que ha sido un importante motor para el desarrollo de este trabajo."

GARAIGORDOBIL LANDAZABAL, M. (2005) JUEGOS COOPERATIVOS Y CREATIVOS PARA GRUPOS DE NIÑOS DE 6 A 8 AÑOS (Volumen 2). Madrid: Pirámide.Colección OJOS SOLARES. (Págs. 15 a 20).